Oración de protección por la Sangre de Cristo

Oración de protección por la Sangre de Cristo

Corazón doloroso e inmaculado de María, ruega por mí que me refugio en ti. Corazón doloroso e inmaculado de María ruega por nosotros que nos refugiamos en ti.

Te pedimos María, madre de Dios, Madre mía, Madre Nuestra, mediadora de todas las gracias, que vengas a orar conmigo, con nosotros, por mí, por nosotros, en mí, en nosotros, desde mí, desde nosotros, todo este día. Y que una vez más con tu pie virginal aplastes la cabeza a la serpiente antigua. Amen.

Dios te salve María…

Ahora te pedimos Señor que nos llenes de tu Sangre derramada, por dentro y por fuera, que nos haga circular como envueltos en una capsula de esa misma sangre para que el enemigo no pueda dañarnos.

Señor cubre, aísla, sella con tu sangre derramada todo lo que nos pertenece, todo lo que es nuestro y a todas las personas que entraran en contacto con nosotros en este día.

En el nombre de JESUS crucificado y con su preciosa sangre derramada, sello, aíslo, protejo, cubro a todas las personas que están aquí presentes: a mi padre, a mi madre, hermanos, hijos, nietos, abuelos, tíos, primos, amigos, también protejo a los que están por llegar, los que vienen en camino.

Con esa misma sangre, sello, aíslo, protejo, limpio, purifico, este lugar, este templo, esta iglesia, esta casa, esta oficina, salón, escuela, lugar de retiro, casa de oración, automóvil, calles y avenidas.

Señor, que todo lo que te mencione quede cubierto, aislado, protegido y sellado con tu sangre derramada para que no sufran ningún daño.

A los brujos, brujas, hechiceros, naguales, gurúes, a todos los agentes de satanás, que se encuentren aquí o estén por llegar, los sello con esta misma sangre derramada de JESUCRISTO y les regreso todo lo que están haciendo para que vean que estoy protegido y sellado con la Sangre Preciosa de JESUS.

Atados, amordazados, encadenados, les ordeno que salgan a postrarse a los pies de JESUCRISTO y les regreso todo lo que están haciendo para que vean que estoy protegido y sellado con la Sangre Preciosa de JESUS.

Padre bueno derrama sobre nosotros el don de tu Espíritu. JESUS bautízanos en tu Santo Espíritu.

Espíritu Santo ven sobre nosotros, llénanos de ti, de tus frutos, virtudes, dones y carismas. Danos un nuevo corazón para conocerte, una nueva lengua para alabarte, purifícanos, líbranos, renuévanos, perdónanos, consuélanos, límpianos, transfórmanos, cámbianos, conviértenos, sananos, úngenos. Da testimonio de JESUS en nuestro corazón. Concédenos tu gozo, tu paz, tu luz, tu amor.

Ven JESUS, llena nuestras vidas, solo y únicamente de ti. Haznos testigos de ti.

María Madre del Señor, acompáñanos, acompáñame y dispón mi corazón, nuestro corazón para recibir al Espíritu Santo. Tú que eres la mediadora de todas las gracias, pídele a tu esposo el Espíritu Santo, que venga sobre mí, sobre todos nosotros, con sus frutos, virtudes, dones y carismas.

 

AMEN.